“La responsabilidad social es sinónimo de compromiso”

Juan José Almagro, vicepresidente de Unicef-España, concedió a Stakeholders una entrevista que invita a reflexionar acerca del nuevo papel de la responsabilidad social en un país como el Perú.

Por: Chriss Ríos
crios@stakeholders.com.pe

En el marco de la realización del Foro Visiones “Empresa responsable y compromiso con la niñez y adolescencia”, vino a nuestro país Juan José Almagro, Vicepresidente del Comité UNICEF España. Él es Doctor en Ciencias del Trabajo, Licenciado en Derecho con especialidad en Derecho Público, miembro de los consejos administrativos de MAPFRE GLOBAL y MAPFRE INTERNACIONAL, Presidente del Consejo de Responsabilidad Social de la Universidad de Alcalá de Henares; colaborador digital de “Diario Responsable” y “El País”, autor de varias obras vinculadas a la responsabilidad social y recursos humanos, entre otros.

En entrevista para Stakeholders, él respondió nuestras preguntas.

En la actualidad, ¿qué engloba exactamente el concepto de Responsabilidad Social?

La responsabilidad social es sinónimo de compromiso. En otras palabras, cada uno de los stakeholders debe comprometerse a trabajar por un mundo en el que sus hijos y nietos vivan sin dificultades. Sin embargo, el compromiso tiene que ser de todos y no solo del sector corporativo, pues se trata de un concepto que no debe tener apellido. Por ello no me gusta hablar de “Responsabilidad
Social Corporativa” como si ello solo involucrase a las empresas, el término correcto es simplemente “Responsabilidad Social” o en todo caso “Sostenibilidad”.

El horizonte común de la RS son los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que con 196 países suscritos ya representa una sólida hoja de ruta de carácter universal.

¿Qué nuevas demandas tiene?

En el sector empresarial, la RS no solo debe ser un instrumento de gestión, sino una forma diferente de hacer las cosas mediante principios éticos, en cumplimiento de la ley y sobre todo, con compromiso. Las personas lo piden, ellas quieren que aquel que tenga poder, tenga también responsabilidad. Es ese el nuevo rol de las organizaciones, muchos de ellos quizás no se han preguntado ¿Cuánto cuesta no ser responsable? La respuesta es que cuesta todo. La irresponsabilidad social tiene un costo altísimo.

El poder debe estar repartido entre sector privado, Estado, sociedad civil y academia. Estos cuatro elementos tienen el poder transformador. Hoy en día ya no se puede hablar de hacer algo por tu propia cuenta, sino de establecer alianzas estratégicas y trabajar en conjunto. El liderazgo solidario debe vencer al liderazgo solitario.

¿Cuál es la situación de la RS en el Perú?

El Perú es uno de los países latinoamericanos que probablemente más ha avanzado en materia de Responsabilidad Social, hay organismos como Perú 2021 y la Cámara de Comercio Española que dan fe de ello. Sin embargo, aún hace falta que la sociedad peruana en conjunto sea capaz de transmitir el compromiso del cual yo hablo, sobre todo las universidades. Quiero enfatizar el rol preponderante de la universidad, la cual debe liderar el cambio y convertirse en una entidad que aprende de la gente, que tiene consciencia crítica, que investiga, propone y enfoca sus objetivos en un país mejor.

También podría resultar muy conveniente crear un consejo de RS que fusione a todas las fuerzas sociales del país; incluyendo empresariado, sindicatos, universidades, ONG, etcétera. Es decir, una entidad institucionalizada que sirva de órgano consultivo y fomente la RS en la sociedad. Sobre Unicef-España,

¿Cuál es su principal logro como organización?

Somos el quinto comité más grande del mundo en lo que respecta a UNICEF. Un elemento de suma importancia es que tenemos un gran número de socios, casi 361 mil socios individuales que cada año aportan una media de 165 euros, en un par de años esperamos que lleguen a 500 mil. Nuestro sustento procede en un 75% de ellos, un 1 % de fondos públicos y el resto de empresa, herencia y legado.

¿Y el principal obstáculo?

En todo el planeta a los niños se les atiende muy poco. Debemos saber que los países ricos lo son porque invirtieron en infancia, juventud y educación, mientras que otros están esperando erróneamente ser ricos para recién invertir en ello. Los últimos están haciendo el camino a la inversa, pues la clave es invertir ahora. El Perú tiene un tercio de la población peruana compuesta por niños y jóvenes, es el momento de que inviertan en ellos, les puedo asegurar que eso hará que se acelere su crecimiento y sean un país más próspero. Este mensaje debe ir directo a los políticos peruanos.

¿Qué es lo que más valora de formar parte de UNICEF?

Trabajar aquí es algo que dignifica. El Papa Francisco dijo que nos encontrábamos en la época de la “globalización de la indiferencia”, lo cual supone que somos incapaces de compadecernos ante el sufrimiento ajeno. La forma de acabar con ello es a través de UNICEF, aquí no somos indiferentes ante lo que ocurre hoy en el mundo, aquí somos capaces de apoyar al resto con nuestros donativos
y esfuerzo, así como de luchar en favor de los niños, quienes para mí no representan el futuro, sino el presente.

Etiquetas: