fbpx

Edgard Jürgensen: «Queremos lograr una sociedad comprometida con la industria del reciclaje»

[shareaholic app="share_buttons" id="26216618"]

Para lograrlo, el gerente general de SMI PET afirmó que están trabajando conjuntamente con municipalidades, el Minam, la SNI, ONG’s y asociaciones de recicladores.

Por Rudy Chávez
rchavez@stakeholders.com.pe

En esta entrevista exclusiva con Stakeholders, el gerente general de San Miguel Industrias (SMI) PET, Edgard Jürgensen, habló sobre el inicio de operación, la estrategia de trabajo, la actualidad y el futuro de la mayor compañía recicladora de plástico PET y epítome de la economía circular del Perú. Además, reveló la finalidad que dinamiza su trabajo: concientizar y comprometer a la población peruana con la industria del reciclaje.

Diagnóstico inicial y plan estratégico

De izquierda a derecha. Edgard Jürgensen, gerente general de SMI PET, y Jacobo Escrivá de Romaní, gerente regional de Desarrollo Corporativo de América Latina y el Caribe.

—¿Cómo SMI PET decidió incursionar en la industria del reciclado, allá por el 2012?

Analizando la tendencia mundial de la industria, fuimos conscientes de la importancia que tenía ser una empresa sostenible con el medio ambiente y la sociedad, por lo que decidimos ser los pioneros en invertir en la primera planta de reciclado pet botella a botella grado alimenticio en el Perú, trayendo grandes beneficios económicos, sociales y ambientales para el país.

—¿Qué problemas hallaron en el sector?

En los inicios el sector del reciclaje era muy incipiente y poco desarrollado. El principal problema fue desarrollar la red de recolección, que en ese momento era prácticamente inexistente y muy informal

—Luego de realizar el respectivo diagnóstico inicial, ¿cuál fue el plan estratégico que diseñaron e implementaron para superar estas dificultades?

Se realizó un ambicioso plan para crear una red de recolección a nivel nacional, desarrollando diversas fuentes de suministro y socios estratégicos recicladores en todas y cada una de las regiones de nuestro país, con el objetivo de incrementar año a año la tasa de reciclaje en el Perú. Para ello hemos trabajado de la mano con importantes ONG´s como Ciudad Saludable, Recíclame y Recicla,Pe!, además del Minam (Ministerio del Ambiente) y la SNI (Sociedad Nacional de Industrias).

—¿Qué factores (externos o internos) fueron los principales escollos para su intervención?

Un factor externo importante que nos dificulta la labor es el contrabando de botella post consumo que se origina hacia Ecuador debido al subsidio que dan allí al reciclaje, lamentablemente distorsiona el mercado y nos quita competitividad, por lo que es importante que se vigilen bien esos temas.

—¿Qué hicieron para superarlos?

Seguimos trabajando en ello ya que aún no se ha erradicado, siempre tratando de alertar a las entidades responsables del acto ilícito que está teniendo lugar.

Actualidad y perspectiva en el mercado

—Desde el 2012 a la fecha, ¿cómo ha sido la evolución de la capacidad de reciclaje de plástico PET de SMI en el Perú?

Ha crecido exponencialmente, en 2019 solo con el proyecto de SMI, apuntamos a recolectar el 25 % de todo el plástico PET del país, generando una importante economía circular.

—¿Cuánto ha evolucionado la capacidad de producción de botellas hechas con botellas de plástico PET recicladas en SMI?

Empezamos produciendo botellas hechas con un 25 % de material reciclado y ya estamos homologando para producir botellas hechas con 100 % material reciclado.

—En este tiempo, ¿cómo ha respondido el mercado a la propuesta de negocio de la empresa?

Ha sido un éxito, gracias a clientes como Arca Continental Lindley, Coca Cola y AB InBev que tuvieron una gran aceptación y se comprometieron desde el principio a ser sostenibles y producir sus botellas hechas con material reciclado, el proyecto pudo salir adelante.

—¿Qué meta se han planteado en reciclaje, producción y venta para el próximo año?

Para 2019 nuestra meta es aumentar la producción y venta en un 30 %

—¿Qué están proyectando hacer para el mediano y largo plazo y qué esperan lograr de ello?

Queremos trabajar la recolección más de la mano de las municipalidades, el Minam, la SNI, ONG´s y asociaciones de recicladores y seguir incrementando el reciclaje e informar al consumidor final de los beneficios que ello conlleva. Esperamos lograr una sociedad comprometida con la industria del reciclaje, asumiendo con responsabilidad el rol tan vital que todos y cada uno de nosotros jugamos en la cadena de la economía circular.

Economía circular y responsabilidad social

—¿Usted cree que la industria del reciclaje de plástico PET es rentable?

Estamos reciclando 20 000 toneladas de plástico PET. Procesar las botellas de plástico PET no es tan barato, por lo que este proceso constituye más un tema de responsabilidad social  en el que la gente se acostumbre a que tenemos que reciclar. En la medida en que esta industria del reciclaje de plástico PET se profesionalice más, que la gente deposite el plástico PET en su lugar y que el nivel de acopio de plástico PET sea mayor, el nivel de costos bajará y esta industria será más rentable.

—¿Usted afirmaría que tener un modelo de gestión de economía circular les hace una empresa sostenible?

¡Por supuesto! En los tiempos en los que vivimos es indispensable hacerlo de esa manera. Verá, tiene mucho sentido: desde un enfoque ecológico, no estamos generando más huella de carbono, es decir, no estamos contaminamos debido a que se recicla el plástico PET, y desde un punto de vista económico, nosotros conseguimos localmente el plástico PET, lo cual sale más barato que importar la resina PET, cuyo precio está en dólares. Le puedo asegurar que la economía circular se va a empezar a aplicar cada vez más en un sinnúmero de empresas.

—¿Usted está de acuerdo en que el sector privado debe reportar y comunicar cuán sostenible es?

¡Estoy totalmente de acuerdo! De hecho, uno de nuestros clientes está informando a sus consumidores que sus botellas están hechas con botellas de resina reciclada, lo cual es una forma de llegar a la sociedad. También es importante hacerle saber al Gobierno peruano que estamos haciendo algo por el bienestar del país.

—Precisamente, SMI PET tiene un programa de responsabilidad social sobre reciclaje de plástico PET con Innova Schools. ¿Cómo va este programa? ¿Tienen planeado expandirlo?

Hemos comenzado nuestro programa de responsabilidad social sobre reciclaje de plástico PET con la red de escuelas Innova Schools: llegamos a un acuerdo con ellas para que una vez a la semana los diferentes planteles que tienen en la ciudad visiten nuestra planta. Nosotros estamos seguros de que es más fácil hacerles entender a los niños el beneficio de depositar el plástico PET en su lugar. Ellos verán qué pasa con el plástico luego de deshacerse de él.

—Finalmente, ¿qué opinión tiene usted la ley que regula la comercialización y el consumo de plástico de un solo uso?

Esa ley debió haber aparecido hace ya algún tiempo, pero finalmente llegó y lo hizo de una buena manera. Le está dando una oportunidad a los fabricantes y supermercados para buscar otros medios para hacer las bolsas y sustituir los sorbetes con otros materiales. Aunque esta ley llegó un poco tarde, es una ley correcta que ya está vigente en otros países.

El nuevo plástico verde: El PLA

—Están comenzando a producir plástico PLA. ¿Qué de diferente tiene este plástico del resto de su producción?

El PLA es un plástico compostable y biodegradable fabricado a partir de vegetales 100 % reciclados. Nosotros hemos traído como muestra unas toneladas y a partir de ellas estamos fabricando láminas para empacar productos como berries, arándanos y uvas, o bandejas de carne para supermercados. Este plástico es FDA (Food and Drug Administration), un plástico que está hecho para tener contacto con los alimentos.

—¿Por qué producir y vender este tipo de plástico?

La realidad es que nuestra maquinaria está preparada para procesar este plástico, el cual está alineado  con la cultura medioambiental de reciclabilidad y sostenibilidad de la compañía. Es cierto, es mucho más caro producirlo, por lo que nuestros clientes que decidan usarlo deben estar 100 % demostrarán que está comprometidos con un tema de responsabilidad social.

—Además, el público consumidor de esta época, los millennials,  tienden a consumir el plástico social, es decir, el plástico hecho con plástico reciclado. 

Así es. Lo primero que tenemos que entender es que en el momento en que uno adquiere una bebida envasada en una botella de plástico PET, el que compra esa bebida es el responsable del envase. En el momento en que tengamos un país más educado, se acabará la basura y nosotros seremos más rentables porque el acopio va a ser más sencillo.

Etiquetas: , , , , , , ,