fbpx

Situación de los autos sostenibles en el Perú: ¿Cómo vamos?

[shareaholic app="share_buttons" id="26216618"]

Marco Minaya
mminaya@stakeholders.com.pe


La sostenibilidad es un ámbito de planificación y acción, ligadas a campos que involucran lo económico, social y ambiental, que adquiere suma relevancia en todo tipo de sectores. El de automotriz no es ajeno a tal afirmación, dado que dicho sector es uno de los que más alto nivel de contaminación genera. Desde la contaminación del aire, congestión vehicular hasta la contaminación sonora o el crecimiento continuo e indiscriminado del parque automotor, son factores que transcienden negativamente en el bienestar del ciudadano de a pie.

Frente a este tipo de escenario, existen diversas alternativas para contrarrestar dicha situación. Una de ellas abarca el tema de los autos sostenibles como medio alternativo de movilización. Para Elmer Ramírez Quiroz, profesor principal de la carrera de Ingeniería de la Energía de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC), la movilidad eléctrica es la alternativa del futuro para mitigar la contaminación ambiental en nuestro país.

Desde la perspectiva del especialista, el sector transporte es también responsable del cambio climático, generando en casi un cuarto del total de emisiones. Se estima que el parque automotor en Latinoamérica podría triplicarse en los próximos veinticinco años con 200 millones de unidades al 2050.

¿Qué alternativas se manejan?

El empleo de vehículos eléctricos, en vez de los motores de combustión interna, parece ser la solución. Sin embargo, “existen barreras que impiden su compra, tales como la falta de una infraestructura de carga y su alto costo”, comenta el especialista.

Por otro lado, existen esfuerzos desde el Estado para enfrentar la situación. La campaña EV30@30 de la Conferencia Ministerial de Energía Limpia 2017, cuyo objetivo es acelerar el despliegue de VEs, establece como meta el 30% de vehículos al 2030 con un stock de 228 millones de EVs.

En palabras del profesor principal de la carrera de Ingeniería de la Energía de la UTEC, la migración hacia la MoE es tarea de todos los actores, públicos, privados y academia que contribuyan, desde su actividad, al fortalecimiento de buscar alternativas para que todas las personas, instituciones y empresas reconozcan la importancia y beneficio que tiene la MoE en un país, y dejar a las nuevas generaciones un mundo mejor. “En estos momentos los esfuerzos son más privados con empresas como ENEL, ENGIE, BYD que están promocionando iniciativas de transporte masivo como buses eléctricos, pero también la MoE comprende el tren eléctrico administrado por la AATE, entidad del Ministerio de Transportes y Comunicaciones”, acotó el especialista.

¿Cuáles son los beneficios para el cliente final si emplea un auto sostenible? 

Para Ramírez, se resume en los siguientes puntos:

  • La eficiencia del motor eléctrico está al rededor del 90 %. Por limitaciones termodinámicas, un motor diésel se situaría en eficiencias de hasta un 40 %, siendo éste superior a la eficiencia de un motor de gasolina.
  • No hace ruido al funcionar y sus vibraciones son imperceptibles.
  • Se recupera la energía de las frenadas (o parte de ella) para recargar las baterías, porque un motor eléctrico puede ser también un generador eléctrico.
  • El vehículo puede aportar también energía a la red eléctrica, de manera reversible.
  • Funciona a pleno rendimiento sin necesidad de variar su temperatura. Al no tener elementos oscilantes, no necesita volantes de inercia ni sujeciones espaciales que lo aíslen del resto del coche. Al generar poco calor y no sufrir vibraciones su duración puede ser muy elevada.
  • Es más compacto y mucho más simple que un motor de combustión interna. No necesita circuito de refrigeración ni aceite. El mantenimiento es bajo.
  • Reducción de las emisiones de CO2 para un mejor medio ambiente.

Sin embargo, ¿por qué es tan complicado que se introduzca en el mercado más autos sostenibles?

Para el profesor principal de la carrera de ingeniería de la Energía de UTEC, se resume en las siguientes razones:

  • Costo inicial alto comparado con la versión convencional
  • Falta de infraestructura de carga.
  • No hay una normatividad
  • Falta de conocimiento
  • Riesgo al cambio de tecnología
  • Aún no hay profesionales para su soporte técnico

Pese a ello, ¿qué factores pueden ser determinantes para cambiar esta situación?

  • Que el gobierno fomente su introducción, a través de una adecuada normativa e incentivos fiscales
  • Preparar la infraestructura para su despliegue, es decir, la carga de baterías linieras, suministro eléctrico en los hogares, empresas y centro comerciales.
  • Formación de técnicos y profesionales que den el soporte logístico y de mantenimiento
  • Que existan precios de introducción, financiamiento, programa de incentivos, y/o crédito a la economía verde.
  • Que el precio de la electricidad para la carga sea diferenciado
  • Que existan proyectos pilotos.
  • A largo plazo, que las empresas que manejan rutas introduzcan un porcentaje de sus unidades de buses eléctricos

En resumen, los puntos que indica el especialista pueden ser determinantes en relación a la situación de los autos sostenibles en nuestro país; sin embargo, si no existe una clara coordinación entre el sector público, privado y la sociedad civil, va resultar complicado que puedan desarrollarse mayores iniciativas que permitan introducir este tipo de alternativas al mercado automotriz.