Estudio señala que 73% de iniciativas en Voluntariado Corporativo en la región enfrentan al COVID-19

A través del informe “Situación del Voluntariado Corporativo en Latinoamérica ante el COVID-19” se realizó un diagnóstico sobre la realidad y retos actuales que tiene este tipo de voluntariado en la región frente a la pandemia.

El estudio Situación del Voluntariado Corporativo en Latinoamérica ante el COVID-19 analizó la realidad del voluntariado corporativo en 128 empresas de diez países de Latinoamérica, durante el contexto de la pandemia por el nuevo coronavirus.

ANDI de Colombia, CEBOFIL de Bolivia, Atados de Brasil, CEMEFI de México, CERES de Ecuador, Empatthy y  Fundación Trascender de Chile, Grupo de Estudios de Voluntariado Empresarial de Brasil, Servir-D de República Dominicana y la Asociación Trabajo Voluntario de Perú, fueron las organizaciones encargadas de realizar esta investigación, quienes estuvieron a su vez lideradas por Osmia, consultora especializada en el diseño e implementación de proyectos y programas.

El objetivo del informe fue “identificar esos cambios, problemas, las oportunidades, las buenas prácticas y las tendencias en los primeros meses de iniciada la pandemia” en empresas latinoamericanas que cuenten con programas de voluntariado, siendo la mayoría de ellas del sector de servicios financieros, alimentos y bebidas, telecomunicaciones, entre otras.

De igual modo, el tamaño de las organizaciones entrevistadas por medio de encuestas varió, contando la mayoría con más de mil empleados en su estructura.

Potenciar iniciativas

Los resultados de la investigación reflejan la necesidad de que muchos de los programas de voluntariado corporativo terminen por migrar al ámbito digital. Asimismo, debido a la coyuntura por el COVID-19, se enfatizó en que se requiere potenciar estas iniciativas en la región para contribuir  a la solución de los problemas sociales.

“Hoy mucho más que antes, necesitamos que los voluntarios corporativos sean agentes de cambio positivo en la sociedad. El espíritu de los voluntarios corporativos está más vivo que nunca, y ellos están esperando que sus empleadores generen ofertas de voluntariado virtual. Esto se ha hecho urgente, pues los problemas sociales se han agravado, haciendo necesario que las empresas adapten sus programas y actúen pronto”, comenta Jaime Ulloa, CEO de Osmia. 

Algunos de los hallazgos de este estudio señalan que, por ejemplo, el 39% de las empresas encuestadas no contaban aún con un planeamiento anual sobre sus voluntariados corporativos. De las organizaciones restantes, y que por ende cuentan con un plan, el 80% de sus actividades serán de manera virtual durante el resto del año. A comparación de 2019, esta cifra muestra un claro aumento de la colaboración remota, pues el 14% de voluntarios estuvieron bajo esta modalidad el año pasado.

La financiación de los programas es otra interrogante para conocer sobre la sostenibilidad de estos en medio de la pandemia. En ese sentido, el estudio revela que el 36.7% de los proyectos sostendrán su presupuesto, mientras que el 19.5 % lo verán reducido en su totalidad en 2020.

Sobre el nivel de articulación con otras instituciones, el 39% de las empresas la mantienen, el 24% la han aumentado y el 25% ha reducido considerablemente la colaboración con otras organizaciones.

Retos frente a la pandemia

Hay muchos retos en los que deben de realizar esfuerzos las empresas latinoamericanas sondeadas por este estudio.

Por ejemplo, el 42% de ellas aún no han transformado digitalmente sus programas de voluntariado. De igual manera, el 11 % necesita diseñar sus actividades o programas por la pandemia.

Los empleados y colaboradores son fundamentales para la implementación de los programas, de tal manera que las organizaciones deben de cuidar su integridad. Los retos pendientes al respecto se traducen en el 11% de empresas que deben velar por su bienestar físico y mental, además de que el 9% debe sostener o aumentar la motivación de los participantes en los voluntariados.

Las conclusiones del informe “Situación del Voluntariado Corporativo en Latinoamérica ante el COVID -19” reflejan que es imperante “cambiar el paradigma que tenemos sobre el voluntariado virtual”. Muchas veces se tiene duda  sobre  el impacto de los voluntariados virtuales, siendo realmente lo contrario y para lograr ello es importante innovar constantemente.

Reformular estrategias

En esta misma línea la “fuerte disminución en las cantidades proyectadas de actividades y de voluntarios a movilizar en el 2020” puede ser una consecuencia de la falta confianza en este tipo de voluntariado, aunque también se encuentra fuertemente influenciada por el COVID -19.

Lo anterior también tiene relación con “reformular las estrategias de los programas de voluntariado corporativo mejorará la sostenibilidad de los programas”, ya que se ve que las empresas que no tienen un retorno de estas iniciativas son más susceptibles a realizar recortes en el presupuesto de implementación.

En tiempos de pandemia, los voluntariados corporativos son claves para sobrellevar la crisis causada por el nuevo coronavirus, especialmente en asistencia a poblaciones vulnerables. Es así que la digitalización es una enorme oportunidad para aumentar la oferta de estos programas, donde la presencialidad se ve reducida por las medidas de distanciamiento social. Sin embargo, y como se observa en las estadísticas, el impacto generado no diferencia modalidades y el beneficio es igual e incluso mayor. El informe completo se encuentra en la página web de la consultora Osmia.