José Eduardo Castillo Carazas es desde agosto de 2018 el presidente ejecutivo de la UAP (Universidad Alas Peruanas), y es desde ese momento que se han presentado cambios importantes en el manejo de este centro de estudios, que poco a poco se ha adaptado a los avances tecnológicos y las nuevas tendencias educativas.

Castillo Carazas analizó algunos de los cambios más importantes que se han dado desde que asumió el cargo, y se mostró confiado con todo lo que le espera a la UAP.

“La UAP gesta su misión en ofrecer una educación superior de calidad al alcance de todos los peruanos, pues reconocemos su visión emprendedora y su capacidad de salir adelante ante las más grandes adversidades”, dijo, al tiempo de recordar que la universidad cuenta hoy con talleres y laboratorios académicos de última generación y alianzas estratégicas con instituciones de Hong Kong, Taiwán, Singapur y países emergentes de América Latina.

Estos importantes avances, sostiene Castillo, permitirán que los estudiantes de las distintas especialidades de la UAP enfrenten bien preparados los retos del futuro, lo que se viene replicando en las 20 ciudades en las que se tiene presencia.

Otro aspecto que resaltar es el referido a la inversión en investigación e innovación. “En la UAP estamos estudiando la posibilidad de contar con un plan que permita obtener financiamiento externo para ejecutar proyectos de investigación. El presupuesto de investigación de la UAP, proyectado para 2020, asciende a S/13.5 millones a nivel nacional. Una apuesta sólida que no solo ayudará a mejorar el posicionamiento de la institución, sino también a generar conocimientos relevantes para el país”, acotó.

En los últimos dos años, la UAP ha fortalecido el área de investigación mediante un audaz rediseño interno.
Se han implementado unidades de investigación, en pregrado y posgrado, y se crearon oficinas de coordinación de gestión de la investigación, innovación y emprendimiento en todas sus filiales, de la mano con la contratación de docentes, investigadores –reconocidos por Concytec y Reniecyt– y personal administrativo ad hoc.

PARA TODOS

Más allá de lo académico, en la UAP se quiere formar al estudiante como persona, con valores éticos y morales dignos de un buen profesional. Para el 2020, la institución seguirá creciendo, apostando por darle oportunidad a todos para acceder a una educación superior de calidad.

“Nuestro compromiso institucional es muy fuerte porque representamos para miles de peruanos la oportunidad de acceder a una educación superior universitaria, y siendo la educación el motor de cambio para la sociedad, estamos seguros que nuestros egresados serán el mejor ejemplo que el Perú desde dentro, en las regiones, con jóvenes debidamente preparados, movilizarán los sectores productivos que coadyuvarán al crecimiento económico nacional”, señaló José Castillo Carazas, quien lidera al grupo de profesionales que lleva a cavo esta transformación en la UAP.

Reconoce que los avances tecnológicos deben ser asumidos por una universidad que apunta a ser la más grande del Perú; y eso, sumado a la internacionalización que se busca darle con diversos convenios, permite confiar en alcanzar esa meta.

“La UAP tiene una experiencia de más de 20 años de apostar por la innovación. Esto le ha permitido, entre otros logros, implementar un exitoso modelo de educación a distancia. Es también una de las instituciones de educación superior de referencia en América Latina y que, por ello, integra el Consorcio Universidad 2030, iniciativa promovida por Virtual Educa y el Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (UNESCO-IESALC)”, acotó.

 







Regístrate

O con tu correo

Inicia sesión

O con tu correo