Retos del voluntariado corporativo y social: ¿Medio para generar mayor desarrollo en el país?

Las diferencias entre el voluntariado corporativo y social aún no están del todo claras. Mientras que el corporativo busca alinear sus acciones al core business de la empresa, el social busca generar impactos que involucran a diversos grupos de interés.

 

MARCO MINAYA
mminaya@stakeholders.com.pe

 

En los últimos años, el tema del voluntariado ha tenido mayor acogida por parte de diversas organizaciones, sean privadas o de carácter sin fines de lucro. Y es que éstas han desarrollado acciones o programas de voluntariado para generar un impacto claro y especifico que contribuya con el desarrollo de alguna determinada comunidad. Es por ello que hablar de voluntariado implica generar un impacto en la sociedad. En este escenario, las empresas han tenido un gran aporte, tanto con sus grupos de interés externos (comunidad) como con los internos (colaboradores).

Alexis Boggio
Docente Universidad del Pacífico

Sin embargo, ante las diversas oportunidades que tienen una empresa u ONG por desarrollar mayores iniciativas al respecto, considerando la falta de desarrollo que existe en algunas comunidades y teniendo en cuenta la ausencia de capacidades por parte de los colaboradores para solucionar problemas internos, aún queda mucho por hacer en nuestro país. En ese sentido, ¿cuál es la situación actual del voluntariado corporativo y/o social?

CONTEXTO

Según el Observatorio de Voluntariado Corporativo, el voluntariado corporativo es un conjunto de actividades promovidas y apoyadas por una empresa, cuya finalidad permite alcanzar la involucración y participación libre de sus empleados a través de la dedicación de su tiempo, capacidades y talento a causas, proyectos y organizaciones sin ánimo de lucro. Para Alexis Boggio, Docente de la Universidad del Pacífico, el voluntariado corporativo se presenta cuando una organización decide disponer sus recursos de manera gratuita y voluntaria para apoyar a una causa que lo requiera. “Se puede materializar de muchas maneras con productos y servicios y exige el involucramiento y compromiso de sus empleados”, puntualizó.

Por su parte, en lo que respecta al voluntariado corporativo en concreto, Jaime Ulloa, Fundador de la Asociación Trabajo voluntariado, comentó que existen empresas que se están sumando conforme pasen los años. Aunque, precisó que el voluntariado corporativo, a diferencia del social, implica realizar acciones que vayan con los objetivos del negocio.En este contexto, Ulloa expresa lo siguiente: “lo que sí noto es un mayor número de actividades puntuales de un día, en donde todavía no hay una gran evolución. Si bien hay empresas que están planteando un voluntariado más profesional, todavía no hay esa tendencia”. Y es que en su opinión, Ulloa considera que todavía la gran mayoría de empresas está alrededor de acciones puntuales.

En este panorama, existe todavía mucho trabajo por hacer. Según el docente de la UP, se sabe del impacto que genera una organización si desarrolla programas de voluntariado corporativo, pero aún falta mayores esfuerzos por implementar más programas de este tipo y que, especialmente, tengan continuidad en el tiempo. Boggio considera que, si bien existen esfuerzos organizados y constantes de algunas instituciones, la lista de pendientes es enorme y muy variada. En efecto, agregó que los resultados de esfuerzos aislados se pueden multiplicar si existiera un plan integral en el que se construya y analice un inventario de necesidades y se distribuyan/asignen entre las entidades involucradas en función de variables como urgencia y capacidades.

Dentro de lo que se refiere a voluntariado corporativo, Ulloa expresó que  implica ir más allá de una determinada acción, ya que resulta ser este modelo un compromiso más profesional. “Una labor enfocada en resultados de alto impacto”, determinó.

LABOR A LARGO PLAZO Y EL IMPACTO EN LOS GRUPOS DE INTERES

Mientras que el voluntariado corporativo enfatiza esfuerzos que cumplan con los objetivos del propio negocio, un buen y eficiente voluntariado social desarrolla mecanismos de integración que involucran una gestión adecuada del impacto que se genera en una determinada comunidad. En palabras de Norka Otero Ramírez, Gerente Legal, de Responsabilidad Social y Voluntariado de Cáritas del Perú, vienen desarrollando un desempeño institucional en las tres dimensiones: económico, social y ambiental, ya que trabajan bajo la metodología GRI.

Norka Otero Ramírez Gerente Legal, de Responsabilidad Social y Voluntariado de Cáritas del Perú

A partir de ello, explica Otero, manejan el concepto del voluntariado en función de toda una estrategia, empezando con el acercamiento, inducción, acogida, acompañamiento y desarrollo del voluntario, para finalmente dar una evaluación reciproca tanto para él mismo. En resumen, el voluntario para Cáritas del Perú es un actor clave dentro de sus programas; mientras que para las empresas que son alidadas a la organización trabajan de la mano en los proyectos. De esta forma, agrega la Gerente Legal, de Responsabilidad Social y Voluntariado de Cáritas del Perú, incentivan a las organizaciones a que puedan fomentar al interior de sus organizaciones la gestión de un voluntariado corporativo, entendiendo que la organización que se suma a la causa de Cáritas se involucre de manera tan importante que incluya a su personal, a su talento humano.

VOLUNTARIADO Y RS: ¿PUEDEN IR DE LA MANO?

En la actualidad, como bien lo han manifestado los especialistas, las organizaciones han desarrollado múltiples acciones de ayuda social o voluntariado en el mejor de los casos. Muchas de estas no necesariamente centradas en una estrategia clara con un horizonte pleno al desarrollo o alcance de los objetivos que se tenga como empresa. Y es que el enfoque estratégico es un factor a tomar en cuenta para que el desarrollo de estas iniciativas pueda generar valor a la propia organización. En este punto, Otero sostiene que el tema de RS y voluntariado es uno de los ejes principales de su plan estratégico. “El eje de la RSE y voluntariado coge transversalmente todas las acciones y actividades de la organización”, precisó

¿Cómo poder alinear lo comentado a la organización? Desde la perspectiva de la vocera de Cáritas, este año han trabajado intensamente en la RSI en conjunto con sus colaboradores, de tal modo que cada colaborador pueda sentir efectivamente como sus impactos positivos sean potenciados y como minimizar aquellos que han sido negativos. Se puede deducir, entonces, según el criterio de la especialista, que trabajando de forma estratégica en relación a los grupos de interés se pueden alcanzar mayores y mejores impactos.

De la misma línea es Boggio, quien afirmó que el voluntariado corporativo es una de varias manifestaciones de la Responsabilidad Social Corporativa, dado que la RSC reflexiona sobre los impactos que provocan las actividades de una organización. Según el especialista de la UP, esta conciencia de los impactos no puede ser solo reactiva; por el contrario, debe ser mayoritariamente proactiva y enriquecida con definición de procesos, análisis del contexto, evaluación de recursos disponibles, asignación de prioridades, etc.

VOLUNTARIADO CORPORATIVO O AYUDA SOCIAL: ¿POR QUÉ TANTA CONFUSIÓN?

Jaime Ulloa
Fundador de la Asociación Trabajo Voluntario

Este tipo de confusiones es muy común encontrar al momento de hablar de estos temas. Cabe precisar que realice la acción que realice una empresa, no deja de tener un cierto impacto, en función del programa, de los objetivos, pilares, actores entre otros. Hasta aquí, los especialistas han señalado los impactos que puede generar un voluntariado corporativo y/o social siempre y cuando sean alineados a los objetivos de la organización de forma estratégica. En el caso del corporativo, incide más en el factor de los objetivos y resoluciones de los problemas que enfrenta una empresa, mientras que lo social enfatiza más el impacto que genera en los distintos grupos de interés, sobre todo en las comunidades.

Sin embargo, al momento de hablar de lo anterior, muchas empresas recaen en las actividades aisladas o acciones, incurriendo erróneamente en actos de filantropía o de ocio, que poco o nada influye o genera valor a la propia organización. “Nosotros no podemos confundir los conceptos, una cosa es filantropía y otra RSE. Nosotros entendemos lo segundo como un comportamiento que nos va a llevar a un desarrollo sostenible”, aclaró la vocera de Cáritas. Y es que dentro de un marco de RSE, el generar valor es clave, trascendental. Dentro de este contexto, las iniciativas o proyectos vinculados al tema de voluntariado o proyectos de responsabilidad social van a estar siempre ligados a una estrategia clara.

Una acción de ayuda social no siempre va estar sujeta a un plan, va ser de corte circunstancial y no necesariamente tendrá el impacto que un programa de voluntariado corporativo o proyecto social tenga, menos si no está vinculado a los objetivos de la organización. Entonces, ¿por qué tanta confusión? En palabras de Otero, entender de ante mano que RSE es el pilar de la sostenibilidad, sino es cualquier cosa, llámese filantropía, buena voluntad, etc. Por su parte, Boggio señaló que la confusión radica en que los objetivos visibles de ambos esfuerzos pueden ser los mismos o muy parecidos; no obstante, solo en el caso del voluntariado corporativo, detrás de cada acción existe (o debería existir) un plan maestro que integra todos los esfuerzos y además los hace coherentes con la misión y visión de la empresa.

COMUNICACIÓN ESTRATEGICA

Si pretendemos desarrollar un voluntariado corporativo, en la mayoría de los casos, el efecto que tendrá, como, por ejemplo, en el colaborador será determinante siempre y cuando contribuya a la resolución de problemas y en función de los objetivos de la organización. Sin embargo, el soporte o la base para que esto fluya se encuentra en la comunicación. No es posible pensar en un programa de RSI, según el caso que comentó Otero, si no se desarrolla una buena gestión de la comunicación interna, sea el caso. Entonces, ¿qué rol cumple la comunicación estratégica en un voluntariado corporativo?

Para Boggio de la UP, uno de los pilares de un voluntariado corporativo efectivo es la existencia de un sistema de comunicación interna y externa que sensibilice, motive, comunique, actualice y permita recoger comentarios y sugerencias de los voluntarios. “La ausencia de una comunicación estratégica inhibe el involucramiento de los empleados y podría incluso generar dudas respecto al aporte y relevancia de las acciones de voluntariado”, puntualizó. De la misma forma, afirmo la vocera de Cáritas, el tema comunicacional es muy importante, dado que este soporte tiene que estar desde la entrada de las acciones para que acompañe a la estrategia comunicacional.

ROL DE LOS JOVENES Y LAS UNIVERSIDADES

Por otro lado, las universidades, en el criterio de Ulloa, a diferencia de antes, cuentan con programas de voluntariado; y, efectivamente, en las universidades existen acciones puntuales y programas prologados. Además, cuentan con un valor vital que recae en la fuerza que tiene el joven universitario. Y es que éste, cumpliendo el rol de estudiante, joven profesional y ciudadano activo, puede cumplir con diversas funciones en muchos de los programas que ofrece la propia sociedad civil; ya sea como profesional realizando acciones de voluntariado corporativo, o como ciudadano de a pie, involucrándose en programas o proyectos de voluntariados que contribuyan a erradicar las problemáticas que enfrentamos en la actualidad.

Allan dos Santos
Gerente General de AIESEC en Perú

Allan dos Santos, Gerente General de AIESEC en Perú, destacó que el voluntariado es un motor de cambio social, especialmente porque la organización que dirige trabaja con jóvenes de todo el mundo, cuyo centro de acción se ejerce desde las universidades para las comunidades en general.“Contamos con una serie de jóvenes locales y extranjeros que trabajar en organizaciones ofreciéndoles oportunidades únicas para que demuestren todo su potencial. Tenemos una plataforma que conecta al joven con las oportunidades de las organizaciones”, explicó.

VOLUNTARIADO Y ODS

¿Cuál es el impacto que genera tanto para la organización que recibe el voluntario como para propio voluntario? Respecto a ello, El Gerente General de AIESEC en Perú precisó que es un ganar-ganar de ambas partes. Una inversión de tiempo en el que los jóvenes desean realizar un impacto social. También enfatizó, al igual que los otros especialistas, que los proyectos en los cuales participen tienen que ser claros, con alguna temática en particular, como salud, educación, etc.

“La oportunidad de hacer un intercambio hoy en día es de primera clase. “Una familia te hospeda, la organización (AIESEC) te apoya. Aprender un nuevo idioma, redescubrir, conocerse”, comentó Allan dos Santos. Del mismo modo, Dos Santos comentó que los programas de voluntariado de la organización que lidera están alineados a los ODS. En ese sentido, por ejemplo, tienen proyecto de educación vinculado con el ODS 4 (Educación de Calidad). “Tratamos de alinear todos nuestros proyectos a las ODS para tangibilizar el impacto”, sostuvo.

RETOS A LARGO PLAZO

Principalmente, desde la óptica del vocero de AIESEC, la mayor dificultad en materia de voluntariado es la centralización, ya que gran parte de los programas se encuentra en Lima. “Muchos de los programas de voluntariado se encuentran en la capital, resulta complicado que la información llegue a lugares recónditos del país, porque la gestión del voluntariado, por más que sea una colaboración, también implica gastos, ya sea en materiales, transporte, alimentación, entre otros.

Por su parte, Ulloa analizó que los programas deben ser enfatizados en función de los objetivos y necesidades de cada organización. El reto pasa por seguir siguiendo dicho enfoque, pudiendo desvincularse de acciones aisladas que no formen parte de la estrategia. Y es que independientemente de la empresa, siempre debe estar pensando tanto en los impactos que genere el voluntariado en general como a quien va dirigido. No sirve solo que sea de largo alcance, sino que este sujeto a buscar soluciones y contribuya con algún grupo de interés en particular.