Marcas que marcan

Por: Fiorela López
flopez@stakeholders.com.pe


“El emprendimiento social vale mucho, pero para que la empresa lo entienda debe saber transmitir el mensaje”

Carla Grados Villamar, directora de Innovación y Emprendimiento Social de Perú 2021 y Coordinadora General Kunan

Cada año, nuevos emprendimientos sociales nacen en el Perú frente a los diversos problemas, sociales y ambientales. Sin embargo, muchos de ellos aún siguen siendo pequeños y necesitan apoyo para su difusión e introducción competitiva en el mercado. Debido a ello, la iniciativa “Marcas que marcan” que funciona como directorio de emprendimientos sociales dirigida por Carla Grados Villamar, Directora de Innovación y Emprendimiento Social de Perú 2021 y Coordinadora General Kunan resalta la importancia de esta unión entre empresas y emprendimientos.

¿Por qué motivo nació “Marcas que marcan”?
Dentro del ecosistema de emprendimientos, pude notar muchas iniciativas súper valiosas que actuaban en comunidad pero que no estaban conectadas con otros sectores del mercado, público y privado. Tenía que haber una plataforma que conglomere a todas. Demostrar que es un movimiento sostenible de negocios pero a la vez de impacto. A raíz de eso, estando en Perú 2021 que tiene esta
exposición importante al sector privado, sobre todo al corporativo. Planteamos sacar esta iniciativa conjunta donde Perú 2021 es el brazo del sector privado y Kunan es el brazo del emprendimiento social. Comenzamos el 2017 y realizamos algunos pilotos en el Festival de Sostenibilidad. Juntamos a las empresas que pudieran auspiciar un emprendimiento social vinculado a su giro de negocios. Reaccionaron bien y querían más.

Gracias a la gran acogida de “Marcas que marcan” ¿Cuál ha sido el resultado más significativo desde su inicio?
A nivel de reconocimiento, diría que es el hito más importante e inesperado para una iniciativa que empezó en octubre a fines del año pasado fue la selección entre las Diez iniciativas más innovadoras de Iberoamérica 2017. Esto fue debido a que un emprendimiento social nos postuló al concurso que lo realiza la CAF y la Revista Compromiso Empresarial de España. Esto significa que estamos
generando valor a los emprendimientos sociales. A nivel de acción, el hito es la cantidad de demanda que ha empezado a llegar por el lado de las empresas. “Marcas que marcan” ya no es solo un directorio de proveedores de impacto sino de emprendedores sociales que se pueden encontrar en la red y que está abierta a cualquier persona o empresa. Esto tiene mucho valor para las empresas. Es competitivo a nivel de costos y a nivel de calidad. Ellas mismas empresas son las que lo están sugiriendo y pidiendo. Estos emprendimientos sociales son negocios rentables pero que al mismo tiempo están solucionando esos problemas críticos que a veces ni el estado puede solucionar.

¿Cómo planean dar a conocer estos emprendimientos sociales?
Estamos planeando algunas estrategias. Por un lado, nos acomodamos a nuestros aliados porque son de bajo costo. Asimismo, nos hemos aliado en medios de manera natural. Uno de ellos es CONFIEP que ha empezado a publicar notas y videos sobre “Marcas que marcan” en sus redes sociales. Debido a que es una iniciativa que impulsa la competitividad en pequeños negocios. Incluso, creamos un Facebook en el cual hemos publicado algunas pautas. Por otro lado, son los mismo emprendedores sociales que tienen muchos seguidores en la redes y en físico. Ellos mismos comparten las noticias de “Marcas que marcan”. Son nuestros aliados. Si queremos llegar a un nivel masivo para que el emprendimiento social sea un concepto que se entienda, se comprenda y se quiera en todo el Perú. Tenemos que tener una estrategia con un medio masivo que estamos buscando.

Con respecto a los emprendimientos que no pasan el filtro, ¿qué clase de asesoría reciben?
Aquellos que no pasan el filtro, les escribimos un correo si está interesado en saber porque no ha pasado para que intente de nuevo. No todos lo hacen. Ahí también medimos interés. Con aquellos interesados, nos juntamos ya sea presencial o por teléfono para darles ese feedback. Usualmente en lo que fallan, lo que puede mejorar es que son emprendimientos saludables, responsables. Usualmente recibimos muchas postulaciones de proveedores conscientes pero no necesariamente de emprendimientos sociales. También recibimos muchas solicitudes que no están constituidos y, evidentemente, no podemos aceptarlos. Otros tienen muy pocas ventas en el mercado. No podemos arriesgarnos a ponerlos en una plataforma donde las empresas pueden comprar grandes cantidades y que el emprendimiento social no puede responder a la demanda.

En la entrevista realizada por CONFIEP, haces mención de tres líneas a mejorar: desarrollo de marca,
la medición del impacto y las estrategias de negociación. ¿De qué tratan?
Debido a las reuniones que hemos tenido con las empresas sobre los emprendimientos, hay tres brechas que se necesitan cerrar para que puedan trabajar de la mejor manera. El primero, todo emprendimiento social debe tener una marca que esté desarrollada. Debe contar con un logo profesional, es decir, que haya pasado por un proceso de diseño. Entonces, lo que hemos identificado evidentemente es que los emprendimientos tienen que mejorar el desarrollo de su marca y las historias que cuentan. Por eso, hemos hecho alianzas con algunas empresas y organizaciones que proveen servicios de desarrollo de marca con la finalidad de que puedan brindar paquetes y descuentos acotados para mejorar esos temas.

La segunda es la medición de impacto. La empresa quiere saber lo que está comprando y qué impacto está generando en esa población beneficiada o en ese proveedor de intermediario con el que se trabaja. Usualmente, los emprendimientos solo tienen data de resultados o gestión. Debemos acercar a los emprendimientos las capacitaciones y las herramientas para que permitan mejorar la medición.

La tercera es las estrategias de negociación. El emprendimiento llega con la idea de cambiar el mundo y, luego, presenta su producto. Sin embargo, la empresa quiere ver primero el producto para saber si es atractiva a nivel de costos. Por ello, el emprendimiento tiene que saber cómo entrar a la empresa. Debe saber negociar. El emprendimiento social vale mucho pero para que la empresa lo entienda tiene que saber transmitir eso.

¿Cuál es el objetivo que tiene ahora para este año?
El primero es formalizar los servicios que hemos creado. Queremos mostrar a las empresas en general las opciones que tenemos apoyados por medios como CONFIEP. Lo segundo es incrementar la base de datos. Nuestro objetivo para este año es llegar a unos 160 emprendimientos. El tercero es incrementar las ventas en promedio que forma parte de la plataforma. El cuarto es demostrar el interés que tenemos para que permanezcan en la plataforma o no. Hay emprendimientos les damos una oportunidad y lo aprovechan. Sin embargo, otros no, a pesar, de concederles reiteradas veces. Por ello, vamos a crear algunos criterios que nos van a permitir definir
si hay algún emprendimiento que tiene que salir de la plataforma.

¿Cómo traducir esto en materia de sostenibilidad?
Tiene dos puntos de impacto. Si es que las empresas empiezan a comprarles a proveedores que nacen sociales, el impacto en el canal de suministro va a ser pequeño pero importante. Vamos a empezar a cambiar poco a poco la cadena de suministro de las empresas. Entonces, a nivel de sostenibilidad, tenemos un objetivo con las grandes empresas, con su cadena de suministro y su concientización de sus colaboradores. A nivel del emprendimiento social estamos apostando por realmente profesionalizar este ecosistema y llevarlo al mercado. Queremos demostrar que ha llegado para quedarse.

Etiquetas: , ,