Jóvenes de América Latina y el Caribe ven el futuro del trabajo con optimismo

Los jóvenes de América Latina y el Caribe enfrentan en la actualidad un mercado laboral adverso con aumento del desempleo y alta informalidad, pero eso no impide que tengan confianza en el futuro del trabajo, optimismo por lo que podrían lograr en sus empleos, y expectativas por el impacto de nuevas tecnologías, destacó un nuevo informe técnico de la OIT difundido hoy.

“Los resultados revelan una perspectiva básicamente optimista por parte de los jóvenes sobre las oportunidades y condiciones laborales que tendrán en el futuro, especialmente entre los de menor edad”, dijo el Director Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar-Xirinachs, al referirse al informe publicado en vísperas del Día Internacional de la Juventud que se conmemora este 12 de agosto.

El informe titulado “El futuro del trabajo que queremos: la voz de los jóvenes y diferentes miradas desde América Latina y el Caribe”, advierte que “la generación actual de jóvenes, la que nació en la última década de fines del siglo pasado, están enfrentando cambios a una velocidad que probablemente no hayan observado otras generaciones”.

Factores de cambio de gran relevancia, como la demografía, el desarrollo tecnológico, los cambios en la producción, el clima o la globalización, son determinantes para el futuro del trabajo. Pero además, el presente del empleo juvenil es preocupante, según dijo el Director Regional de la OIT.
Salazar precisó que el momento económico que vive América Latina y el Caribe, caracterizado por un crecimiento débil o mediocre con una insuficiente generación de empleo, golpea con mayor intensidad a los jóvenes. “El desempleo juvenil aumentó en forma abrupta en el último año, pegó un salto de más de 3 puntos porcentuales, al pasar de 15,1 a 18,3 por ciento”.

“Además de un desempleo que triplica al de los adultos, los jóvenes deben enfrentar una tasa de informalidad más alta, estimada en 56 por ciento en promedio para la región”, agregó.

En la actualidad en la región hay unos 114 millones de jóvenes en edad de trabajar de los cuales unos 54 millones participan de la fuerza laboral, según los datos demográficos más recientes, un “bono demográfico” de gran importancia cuyo aprovechamiento se ve afectado por las malas condiciones laborales.

La OIT realizó esta primera encuesta en línea a jóvenes entre 15 y 29 años de edad de 26 países latinoamericanos y caribeños. Las 1.544 respuestas obtenidas evidencian que “hay confianza en el futuro”. Aunque el informe advierte que no se trata de una muestra representativa de la población Latinoamericana porque la encuesta en línea solo captura las respuestas de aquellos jóvenes conectados que decidieron responderla.

La mayoría de los jóvenes considera que las nuevas tecnologías, la robotización y la automatización de los procesos tendrán efecto positivo. “Un resultado muy importante y esperanzador, es que una proporción elevada de los jóvenes son conscientes que deben llevar a cabo un esfuerzo personal para adquirir educación y capacitación que les permitan aprovechar oportunidades futuras”, destacó el especialista regional en empleo juvenil de la OIT, Guillermo Dema.

El informe señala que de acuerdo con las respuestas obtenidas 3 de cada 5 jóvenes ven con mucha confianza su futuro de aquí al año 2030. Mientras más jóvenes, más optimistas.

Además destaca que:
– 69% dijeron esperar trabajar en empresa propia
– 76% se mostró optimista sobre la posibilidad de ganar buenos salarios
– 61% cree que las nuevas tecnologías afectarán su futuro laboral
– 59% considera que los cambios derivados de las tecnologías serán positivos
– 73% consideró que necesitará capacitarse constantemente
– 29% consideró que la tecnología podría reemplazarlo en sus labores

La confianza y el optimismo sobre el futuro del trabajo tiene un lado positivo, pero “si los países no logran crear la infraestructura de oportunidades de empleo necesarias para satisfacer estas altas expectativas, no solo puede generarse un desperdicio de talento, sino que habrá una generación o parte de ella, que verá sus expectativas frustradas, con lo que esto puede significar para las dinámicas políticas y los pactos sociales”, destacó el Director Regional.

Etiquetas: , ,