RSE y proveedores: Clave en la cadena de suministro

Por: Marco Minaya
mminaya@stakeholders.com.pe

No hay duda de que para toda organización que ofrece un producto o servicio determinado, la cadena de suministro es clave para que sus operaciones se desarrollen eficientemente. En ese aspecto, una adecuada gestión de la cadena de suministro implica todo un enfoque e implementación de herramientas y estrategias empleadas para integrar eficientemente a proveedores, empresas, centros de distribución, intermediarios y clientes finales.

Dentro de toda la gama de productos o servicios que ofrece una empresa al mercado, lo que busca esta gestión es que los bienes sean producidos y distribuidos en cantidades correctas, a los lugares que correspondan y en los momentos determinados anticipadamente, a fin de minimizar los costos en todo el sistema de suministro satisfaciendo, en efecto, a los consumidores o clientes finales, ya que el objetivo principal de toda cadena de suministro, independientemente del sector o mercado al que corresponda, radica en satisfacer las demandas del cliente.

Juan Román. Gerente de proyectos de Aprenda 

En ese sentido, hablar del rol que cumplen los proveedores en materia de responsabilidad social empresarial representa todo un reto en la actualidad. Y es que en la mayoría de los casos, en relación a los diversos grupos de interés con los que una organización se relaciona, los proveedores no siempre ocupan un lugar prioritario. Desde la perspectiva de Juan Román, Gerente de proyectos de Aprenda, cuando las organizaciones evalúan el dialogo y compromiso que tienen con sus respectivos grupos de interés vemos que, por lo general, a los proveedores lo consideran como no prioritarios, ya que ejercen poca influencia y tienen poco poder sobre las organizaciones a las que abastecen.

En este contexto, desde el enfoque del proveedor, ¿cómo lograr una cadena de suministro socialmente responsable? ¿En qué medida es posible desarrollar mayores iniciativas que fortalezcan la relación que una empresa tiene con sus proveedores mediante un enfoque de sostenibilidad?

PROBLEMÁTICA ACTUAL

Bruno Carpio, Especialista en RS y Sostenibilidad.

Respecto al rol que cumplen los pro-veedores y su relación con la RSE, Bruno Carpio, Especialista en RS y Sostenibilidad, explica que quizá uno de los motivos por el cual no se trabaja de forma adecuada con estos es que no se entiende hasta qué punto las Empresas Alcas1 tienen la responsabilidad de hacerse cargo con los impactos generados por los proveedores o, por temas de recursos, no se lleguen a implementar cambios en la cadena de suministro. Por otra parte, alega el especialista, el análisis de los impactos de y en la cadena es otro de los aspectos im-portantes al igual que el costo del seguimiento y evaluación. “Es difícil tener el control sobre otras empresas que, aunque pertenecen a la esfera de influencia de la empresa ancla, cuentan con su propia organización y procesos”, determinó Carpio.

De hecho, considerando que una empresa tiene diversos y diferentes tipos de proveedores, como bien lo mencionó Carpio, resulta complejo el control que amerita dicho seguimiento. Sin embargo, más allá de ver a los proveedores únicamente como “abastecedores”, según Román, debemos comenzar a considerarlos como verdaderos socios estratégicos del negocio. Para el gerente de proyectos de Aprenda, el solo hecho de cambiar la mirada que se tiene de ellos genera un impacto positivo en las relaciones comerciales. “Cuando ves a un proveedor como socio lo escuchas, lo animas a ser mejor y le haces ver las oportunidades de una relación a largo plazo, que será la base para hacer más y mejores negocios”, sostuvo Román.

Dentro de ese lógica de ver al proveedor como un aliado estratégico del negocio, la importancia de desarrollar cadenas de valor se vuelve clave, ya que, en la opinión de Carpio, éste proceso reside en la pro-moción de la mejora de los procesos productivos, la comunicación comercial, la satisfacción de clientes locales e internacionales, y también entran en consideración aspectos como la reducción de los impactos en la cadena de suministro en asuntos como los derechos humanos, privacidad de la información, anticorrupción, salud de los consumidores, entre otros.

INDUSTRIA ALIMENTARIA A LA VISTA

Para contextuar la relevancia que tienen los proveedores dentro de una cadena de suministro, es necesario establecer un contexto de-terminado. Al respecto, uno de los sectores más delicados a tratar en materia de sostenibilidad y calidad de los insumos o materia prima, debido a su alta competitividad y gran público masivo al que se dirigen los productos y servicios, se encuentra en la industria del sector alimentario.

Nicolás Salazar, Director de la Carrera de Ingeniería Industrial de la Universidad de Lima.

La alimentación en el Perú es un tema delicado. No solo por las repercusiones que podría tener una empresa del sector si se llega a producir algún tipo de circunstancia dentro de sus procesos de operaciones. En la opinión de Nicolás Salazar, Director de la Carrera de Ingeniería Industrial de la Universidad de Lima, al ser la alimentación un factor clave, tal vez el de mayor relevancia, que contribuye a la salud, la calidad de vida y bienestar de la población, las actividades de producción, tanto de los insumos como del alimento en sí, su comercialización y la distribución, deben ser consideradas como parte integral de los pilares del desarrollo sostenible y su interacción entre ellos.

En la opinión del Director de la Carrera de Ingeniería Industrial de la Universidad de Lima, en el sector alimentos se puede estructurar la cadena de valor como la propia cadena alimentaria, en relación a una serie de fases o categorías de actividad en sucesión secuencial o interrelacionadas entre sí, a partir de que las empresas puedan crear valor y ventajas competitivas, desde la creación de la demanda hasta que ésta sea satisfecha con la entrega del producto final. En ese sentido, para asegurar el desarrollo sostenible de la cadena de valor, agregó Salazar, ésta debe ser gestionado de forma eficiente y competitiva, eliminando todo aquello que no añade valor ni eslabones anteriores, ulteriores ni al consumidor final, asumiendo que el objetivo es perseguir aquello que es lo mejor para todos.

SEGURIDAD ALIMENTARIA

Según Walter Ramírez, Jefe de la Oficina de Estudios Económicos del Instituto Nacional de Calidad (Inacal), uno de los aspectos rela-cionados a la seguridad alimentaria radica, por una parte, en la disponibilidad de alimentos que debe tener el consumidor. Por otra parte, la utilización del mismo para acceder a alimentos seguros y en cantidad suficiente para satisfacer los requerimientos alimentarios del consu-midor final se vuelve indispensable dentro de la cadena de suministro. En este último apartado, “el consumidor tiene la responsabilidad de conocer las características propias de los alimentos para satisfacer sus necesidades”, agregó Ramírez.

Walter Ramírez, Jefe de la Oficina de Estudios Económicos del Instituto Nacional de Calidad (Inacal).

El Jefe de la Oficina de Estudios Económicos del Instituto Nacional de Calidad (Inacal) destaca que tanto consumidor como productor son claves en toda la cadena de suministro. En ese sentido, explicó que el productor necesita estar altamente capacitado y alineado a las tendencias actuales en lo que a materia de calidad de su producto o servicio se refiere. Precisó que mediante la prestación de servicios integrados de infraestructura de la calidad, es decir, características técnicas que deben cumplir un producto o ser-vicio que garantice la calidad del producto, se podrá alcanzar el nivel de seguridad alimentaria del ciclo de vida de cada producto o servicio que sale al mercado.

Sin embargo, de acuerdo a las estadísticas, “solo hay un 20% de empresas que producen y utilizan normas técnicas; este es un problema real que se convierte en todo un desafío para el sector”, indicó Ramírez. ¿Por qué les cuesta seguir operando con el empleo de normas técnicas? En la opinión del vocero de Inacal, puede generarse dificultad porque implica toda una inversión, un re-curso humano altamente calificado y comprometido en todo este proceso de producción con calidad.

INNOVACIÓN Y TECNOLOGIA

En cada cadena de suministro siempre el tema de innovar en base a nuevas tecnologías para generar me-nos impactos socioambientales se presenta como un reto para el sector alimentario. Para Nicolás Salazar de la Universidad de Lima, teniendo en cuenta que las nuevas tecnologías modifican, desde los sistemas y relaciones de producción, de trabajo y comercio, las ideas, las personas; el concepto de desarrollo sostenible no puede desvincularse del análisis de la innovación como factor de desarrollo. Cabe destacar que la innovación, según Salazar, puede darse mediante el desarrollo de un producto, servicio, proceso o forma nueva de realizas las actividades de la cadena de valor del sector alimentos. “Estos casos de innovación siempre deben dar un valor agrega-do, ser rentables y aceptados por el mercado”, afirmó el Director de la Carrera de Ingeniería Industrial de la Universidad de Lima.

En ese sentido, ¿en qué medida la tecnología influye en la cadena de suministro en materia de sostenibilidad? Para Bruno Carpio, Especia-lista en RS y Sostenibilidad, para mejorar la competitividad se deben implementar cambios en la cadena. Según Carpio, los procesos de innovación ayudan a buscar estos cambios a la medida de los problemas y resultados esperados. Sin embargo, “como en cualquier estrategia de RSE es necesario considerar los aspectos ambientales y sociales para fortalecerla y asumir los riesgos que conllevan”, aseguró.

No hay duda que si uno busca un enfoque de sostenibilidad está obligado a pensar en los impactos ambientales y sociales dentro de la propia cadena. Al respecto, dentro del I Congreso Internacional de Innovación para el Desarrollo Sostenible (optimizando la cadena de valor del sector alimentos), Stakeholders conversó con Judith Kreyenschmidt, Jefa del Grupo de Ingeniería Alimentaria de la Universidad de Bonn (Alemania), quien explicó que uno de los temas importantes a tratar en la cadena de suministro y su relación con los proveedores es lo concerniente al ciclo de vida del empaque. En ese ámbito, comenta Kreyenschmidt, existen muchos factores como por ejemplo la calidad de la carne que depende del nivel de alimentación que ha tenido el animal, el tipo de empaque que se va utilizar, las condiciones higiénicas y microbiológicas, y, por supuesto, la temperatura.

Judith Kreyenschmidt, Jefa del Grupo de Ingeniería Alimentaria de la Universidad de Bonn (Alemania).

Respecto al rol que cumple la tecnología en la cadena, la Jefa del Grupo de Ingeniería Alimentaria de la Universidad de Bonn (Alemania) afirmó que la tecnología tiene una gran influencia, ya que puede reducir en gran medida el desperdicio alimentario dependiendo del producto hasta un 70%. Sin embargo, “esto va depender de las opiniones de los minoristas y la comunicación que tengan entre ellos; allí radica la clave en la cadena”, puntualizó. Kreyenschmidt agregó que el empaque activo e inteligente en el sector, por ejemplo de carnes, puede tener una gran influencia en la calidad y seguridad; en términos de porcentaje, va depender de la estructura de la cadena, ya que si hablamos de una cadena muy compleja puede realmente mejorarla, mientras que si la cadena cubre un pequeño sector la influencia no será tan grande.

Por ende, para Salazar, el desarrollo sostenible es un proceso complejo que está fuertemente relacionado con la eficiencia, la cual el sector debe obtener a través de nuevas tecnologías (tecnologías de la información, sensores para riego o para almacenes, etiquetas inteligentes, empaques activos), con el fin de desarrollar una adecuada planificación y diseño de las actividades de la cadena de valor; de tal manera que se optimicen el uso de recursos como el agua, los insumos, la energía, entre otros. “Todo ello enfocado a lograr el bienestar de la población”, precisó.

Entonces, el rol del proveedor es vital. “Un proveedor capacita-do permite cambiar tu cultura en el proceso productivo; es la cultura de la calidad”, sostuvo Ramírez, vocero de Inacal. Y que el proveedor no solo debe ser un simple “abastecedor” como bien lo mencionó Román de Aprenda, sino debe ser un aliado estratégico que permita facilitar mejores relaciones comerciales para que junto con la empresa puedan obtener mayores resultados a largo plazo.